Los libros dan vida, y que te hablen de ellos, más.

Hace 2 años conocí JALEO así como por casualidad…

Trabajaba en la biblio, y buscando cursos de formación (¡nunca hay que parar de formarse!), vi estas Jornadas de Animación a la Lectura y Escritura, y me apunté. Eran en el Palacio de Pineda, sede de la UIMP, en el Carmen. No había entrado nunca, y me sirvió para conocer otro edificio bonito de la terreta.

Salí enamorada, llena de ideas, de ganas,… tal que así, que cuando volví a la biblio después de las jornadas, las compañeras me dijeron que se me notaba en la mirada, no que estuviera enamorada, sino que venía llena.

El año pasado, por horarios en la biblio me fue imposible volver, y me arrepentí, porque vi fotos, leí artículos y ¡ais! Pero los años pasan muy rápido, y JALEO’18 llegó. Esta vez tenía claro que iba a ir porque ya no trabajaba en la biblio, y para casualidades, el COBDVC sacó unas plazas gratuitas para miembros de la Xarxa, y ¡allá que me apunté!

Este año, siguiendo el “mis primeras veces sola”, me fui yo-mi-me-conmigo a disfrutar. Me daba un poco de cosilla, todo sea dicho, porque siempre he ido con alguien a jornadas y cursos, pero bueno, allá que me fui. Esta vez a la Facultad de Filología… vecina de “la mía”. 8’30h y ya paseando por Blasco Ibáñez. ¡Qué de recuerdos! (¡Hasta me crucé con un profe de 1º!)

Blasco Ibáñez

 

Y nada… todo empezó, con la presentación de “la jefa” Mar Benegas y el secretario, Jesús. Seguidamente, llegó la primera de las grandes, Jutta Bauer. Sinceramente, no la conocía (¡ais todo lo que me queda por aprender!), pero ahora ya no se me va a olvidar nunca. Nos contó historias bonitas, y nos reímos. Su tiempo de conferencia se pasó ‘balando’; ah, no! Que eso solo lo hace Selma, su preciosa ovejita J Libro que no tardé en comprarme al acabar las jornadas.

 

🙂

Y como Jutta, muchas personas que luchan por lo que sueñan, que llenan de libros las vidas de los pequeños (y los no tanto); maestras que llevan la biblioteca del colegio y hacen mil actividades durante el curso dirigidas por la lectura; ¡o la Jefa de Sección de la Red de bibliotecas Municipales de Salamanca! ¿Puede haber una mujer con más poderío, con más ganas de trabajar, de enseñar, … ¿de dar a conocer todo lo que una biblioteca puede ofrecer? Impresionante.

Por la tarde tuve el placer de conocer a Yolanda Reyes, que nos preguntó por qué habíamos elegido su taller de “Los libros más mordidos. Libros y bebés”. Y te das cuenta que no estás sola en esto del placer de ver a los niños disfrutar leyendo, sintiendo. Porque un libro no solo se lee cuando sabes unir letras, ¡hay más sentidos con los que leer! Porque sí, señoras y señores, los bebés leen con las orejas y con la piel. Fue una delicia escuchar a esta colombiana hablarnos de las etapas de un bebé, de cómo trabaja en su Espantapájaros, y como viven las familias que allí van.

Yolanda Reyes

 

 

Gonzalo Moure, que nos marcó desde el principio de su ponencia diciendo “no podemos aislar la literatura de la vida”. Y aunque tú eres consciente de ello, esas palabras retumbaron dentro de mí. La vida te la dan los libros, o al menos, te dan otra vida, la que eliges, y de la que te evades cuando no sabes qué hacer con la tuya.

¿Qué decir de Mar Benegas? Que fue una maravilla escucharla. Recuerdo todo el salón de actos en silencio; miraba las caras de otros compañeros, y todos embobados estábamos. Sus palabras eran poesía.

Grandes fueron tres, las de Tres eran Tres. Otras grandes. Un grupo musical formado por maestras con formación musical. Nos hicieron viajar desde las palabras de una madre a su bebé, hasta las canciones de corro más conocidas de la historia. Hora y media de música y felicidad. Recuerdos, vivencias, historias. Vida. Y el salón de actos se puso en pie. Y “anda jaleo, jaleo, ya se acabó el alboroto y comienza el tiroteo…♫♪”

Tres eran Tres

 

Y el broche de oro lo pusieron los tres días Félix Albo y Eugenia Manzanera. Maravillosa forma de finalizar cada jornada. Con ellos, risas aseguradas.

 

Y es que, no ha pasado más que el fin de semana, y aún pienso en estas jornadas… que parecerá una tontería, pero me han devuelto al blog. Quería contaros que estoy feliz. Y es que los libros me dan vida. Esto es así.

 

 

Así que amigas y amigos, leed. Vivid. Sentid.

Yo, por si ya tenía pocos, me compré 3 libros más. Uno que quería desde hace tiempo, otro que lo vi necesario nada más conocer a la autora, y otro que apareció por casualidad entre mis manos y “llevaba mi nombre”.

 

Gracias JALEO, y ¡hasta el año que viene!

Deja un comentario