Me llamo Lidia

Me llamo Lidia, pero desde ya hace unos años, también me llaman “la Piruletas”. ¿Por qué? Quizá algún día os lo cuente…

Soy Licenciada en Historia del Arte y Técnico en Bibliotecas. De la carrera guardo muy buenos momentos y grandes amigos, y del módulo me he ganado poder poner en práctica en la biblio de mi pueblo todo lo aprendido . ¿Puedo ser más feliz?

Soy una Leo de los pies a la cabeza; fuerte, cabezona, amiga de sus amigos, muy familiar, trabajadora, guerrera y muy impulsiva. Todo bueno y malo a la vez; ¡pero esa soy yo! Me gusta escuchar, intento dar consejos que luego me cuesta aplicarme, y siempre intento tener una sonrisa para el que la busca.

Como buena valenciana, la música corre por mis venas. ¡No hay sarao sin buena música! (y me gusta reivindicarlo) Estudié clarinete en el conservatorio y canto en el Orfeó Veus Juntes. Desde los 11 que hice mi primer viaje a Alemania con el coro no he parado, y he aprovechado cada oportunidad que he tenido para conocer nuevos sitios.

Me gusta cuidarme, porque ¡los 30 se notan! Pero entre cremas, barras de labios, un poco de colorete, americana y tacones, ¡los 30 lucen mucho! No soy de las que se quejan por cumplir años, porque aquí estamos para vivirlos y disfrutarlos.

Recién casada con un Optometrista Comportamental, aquí llamado #mrgafs, que me ha hecho ver que hay que luchar por los sueños, y que como dice el refrán, “quién algo quiere, algo le cuesta”. Entre ojos y juegos pasamos muchos ratos libres, porque como “su señora” que soy, me toca aprender del gremio. Gracias a él (aunque al principio se lo eché muchas veces en cara) salí de casa de mis padres para convertirme en una señora de mi casa: mis cacerolas, poner las recetas de la mama en práctica y llevarme el carro de la compra de paseo se han convertido en uno de mis entretenimientos (y bien que lo disfruto)

Como veis, una chica corriente, con sus hobbies y su día a día. No vengo a ofreceros nada nuevo. Simplemente pasar un rato donde apareceré de forma directa y natural , reflexionando, quejándome o alabando el nuevo pintalabios que me haya comprado… 😉

¡Bienvenidos al mundo de la Piruletas!