¿Vegana yo?

Bueno, pero solo en cosmética…mi cerdito y compañía no me lo quita naidie!! Y digo “cosmética” porque queda más ‘cool’, pero en realidad tengo 4 productos, que estoy en los principios… Probando, probando 😛 

Este año estoy de pruebas con mi cara, que como ya os he contado mil veces (igual en el blog no, pero en facebook o instagram sí que sí), el acné de mis 15 ha vuelto a mi y tengo que lidiar de nuevo con él. 

Empecé a investigar y lo primero que cambié fue mi base de maquillaje a una ‘no comedogénica’; bueno, realmente a 2, porque me compré:

La cuestión, que leyendo por redes que si marcas con renombre y revistas con más renombre aún, nombraron el nuevo sérum de FreshlyCosmetics. Y una que es muy mari, pues se puso a investigar sobre “el nuevo producto de Paula Echevarría” (qué pereza leer ese tipo de comentarios; en fin) 

Pues arresúltase que el susodicho, el Blue Radiance Enzymatic Serum, es exfoliante y concentra 12 tecnologías naturales para exfoliar, rejuvenecer, reducir y tratar arrugas, acné, puntos negros, poros abiertos, imperfecciones y enrojecimiento, consiguiendo un rostro radiante y uniforme en 4 semanas (bueno, esto último ya os lo contaré, que solo llevo con él 4 días :P) 
Y claro, fue leer “acné” y dije “esto hay que probarlo, que encima es natural, 100% libres de tóxicos, detox, vegano, sostenible y, por supuesto, cruelty free.”

Y me puse a mirar la web flipando colorines porque los pillé con descuento y por el precio del serum me llevé también el Tónico Facial Purificante detox, que refresca, hidrata, purifica, equilibra el pH y tonifica la piel y actúa de sebo regulador, cerrando los poros y regulando la secreción sebácea. ¡Bingo! 

 

Por 35€ me llevé los 2 productos. Un chollazo. Y bueno, como digo, solo llevo 4 días poniéndomelos… pero yo que soy una rancia para notarme cambios en la cara (me da igual ponerme una mascarilla de algas que una de violetas, porque no noto ná), he de decir que te dejan la piel super suave y me levanto con más luminosidad… (pa’que yo diga eso…) Así que me lo voy a apuntar en la agenda y en 4 semanas os informo! 😛 

 

Y como las casualidades no vienen solas, me apareció un anuncio de los nuevos productos veganos de la marca W7, de la que ya había probado un colorete muy apañao que me compré en Primor por 4duros; y allá que me fui a ‘dotorear’ qué tenían… 

Para quien no lo sepa, comprar en Primor es fácil y sencillo, pero tienes que saber qué buscas, sino te vuelves loca perdía. He de decir que también como en todos los sitios, hay cosas más baratas pero otras que mantienen el mismo precio que en otras perfumerías… Pero a lo que iba, simplemente puse “vegan” en el buscador y ahí aparecieron los nuevos productos de W7 (y otras marcas veganas). 

Y para que los gastos de envío sean gratis solo tienes que gastar 18€, así que me cogí: 

  • Máscara de pestañas voluminizadora “Very vegan” de W7. Lo que más me ha gustado es que no apelmaza y te deja las pestañas super ligeras.
  • Labial Rich Matte “Very vegan” de W7. Lo primero, huele mmm! Y lo segundo, aunque muy cremoso a la hora de aplicar, dura bastante (os lo dice una que “se come” los labiales. 
  • Champú y acondicionador ‘Chia Seed Oil’, de Natural World. Con semillas de Chía y 4 aceites esenciales como el romero, hierba de limón, Ylang Ylang y naranja, que refuerzan, protegen e hidratan el cabello. Y los cogí no solo por la parte vegana, sino porque trata el cabello fino, aportando volumen, fuerza, suavidad y brillo. (Ya sabéis cómo es mi pelo ahora… pero muchos no sabréis que ¡yo era una leona! snifsnif)  Ambos sin siliconas, parabenos, fosfatos, colorantes ni gluten. De momento sigo teniendo pelo. Es bien. 
  • Mascarilla Facial Anti Acné de Algas y Té Verde, de Nacomi. Dice que  hidrata, regenera y reafirma la piel. Ya os contaré cuando la use… porque lo que me fijé cuando llegó es que son polvitos y tengo que crear yo la mascarilla (soy maxiperezas para estas cosas… ja vorem!) También es sin parabenos, sin siliconas, 100%natural y no testado en animales. 

 

Así que de momento el tema “vegan” o “cruelty-free” es bien. Mi piel ha reaccionado bien, todo huele bien, las compras han sido bastante económicas; y al final, lo más importante, es que voy a usar productos naturales que mi piel agradecerá, y que los animalitos también van a agradecer. (Sí, ya sé que mi primera frase ha sido que “viva el cerdo y sus andares”… pero es que soy débil jiji) 

A ver si no me retraso mucho y os cuento cómo llevo el tratamiento de crece-pestañas, que eso sí ha sido magia!!

 

 

Lidi Piruletas 

Deja un comentario